FRANCISCO NOS VISITO HACE UN A脩O

de Felipe Arizmendi Esquivel
Obispo de San Crist贸bal de las Casas

FRANCISCO NOS VISITO HACE UN AÑO

 

+ Felipe Arizmendi Esquivel

Obispo de San Crist贸bal de Las Casas

 

VER

El 15 de febrero del a帽o pasado, visit贸 nuestra di贸cesis el Papa Francisco, con una particular atenci贸n a los pueblos originarios, no s贸lo de Chiapas, sino del pa铆s. Con esto, nos manifest贸 que es coherente con sus opciones: hacer presente el amor y la misericordia de Dios por las periferias, la opci贸n prioritaria por los marginados. 

Cuando algunos me preguntan qu茅 nos dej贸 su visita, y cuando los esc茅pticos de todo dicen que su presencia fue algo pasajero y anecd贸tico, les digo que el Papa nos confirm贸 en la fe, nos alent贸 en el coraz贸n, consol贸 a los que todav铆a son despreciados, nos manifest贸 que, para Dios y para la Iglesia, estos pueblos y sus culturas valen, y valen mucho, y que no los debemos despreciar, sino tomarlos muy en cuenta, como parte viva y que aporta su sabidur铆a para que este mundo sea mejor. Quienes ven las cosas desde fuera, o tienen los ojos siempre sucios, todo lo ven manchado. Pero quienes tienen el coraz贸n pobre y sencillo, se alegraron mucho con su visita y la recuerdan como un est铆mulo para seguir siendo fieles a sus buenas tradiciones y fieles hijos de Dios y de la Iglesia.

Para conmemorar esta visita, cuatro Departamentos del CELAM, Misi贸n y Espiritualidad, Cultura y Educaci贸n, Vocaciones y Ministerios, Familia, Vida y Juventud, organizaron un Encuentro de Obispos y Delegados nacionales de toda nuestra Am茅rica Latina. Est谩n participando 49 personas: 11 obispos, 32 sacerdotes, y religiosas y laicos. S贸lo faltan de El Salvador, Rep煤blica Dominicana y Hait铆. El objetivo es analizar los caminos para lograr una creciente inculturaci贸n de la Liturgia, tomando como inspiraci贸n lo que se pudo avanzar en la celebraci贸n con el Santo Padre.

 

PENSAR

El Papa Francisco fue muy enf谩tico al invitarnos a tomar en cuenta las culturas originarias. Empez贸 su homil铆a diciendo unas palabras en tsotsil: Li smantal Kajvaltike toj lek: La ley del Se帽or es perfecta del todo. Con las mismas, concluy贸.  Si el Papa se esforz贸 por decir al menos unas palabras en un idioma ind铆gena, deber铆a ser normal que nuestras celebraciones con ellos se hicieran siempre en sus idiomas.

Cit贸 el Popol Vuh, libro sagrado de los mayas, descubriendo en una de sus frases algo que se ilumina con la luz de Cristo: “El alba sobrevino sobre las tribus juntas. La faz de la tierra fue enseguida saneada por el sol”. Presenta a Jesucristo como el verdadero Sol que ilumina a los pueblos, para que, en El, llegue al alba anhelada.

Con una valiente denuncia prof茅tica, dijo: “Muchas veces, de modo sistem谩tico y estructural, vuestros pueblos han sido incomprendidos y excluidos de la sociedad. Algunos han considerado inferiores sus valores, sus culturas y sus tradiciones. Otros, mareados por el poder, el dinero y las leyes del mercado, los han despojado de sus tierras o han realizado acciones que las contaminaban. ¡Qu茅 tristeza! Qu茅 bien nos har铆a a todos hacer un examen de conciencia y aprender a decir: ¡Perd贸n!, perd贸n hermanos. El mundo de hoy, despojado por la cultura del descarte, los necesita a ustedes. Los j贸venes de hoy, expuestos a una cultura que intenta suprimir todas las riquezas, caracter铆sticas y diversidades culturales en pos de un mundo homog茅neo, necesitan estos j贸venes que no se pierda la sabidur铆a de sus ancianos”.

El Papa mencion贸 la esclavitud y el despotismo, el sufrimiento y el maltrato, la inequidad y las tinieblas de la historia… ¿No es esto lo que han sufrido nuestros pueblos? Pero no se queda en lamentos y cr铆ticas. Dios es libertad, alegr铆a, sabidur铆a y luz para estos pueblos oprimidos. ¡Hay esperanza, hay vida, hay futuro!

 

Retomando la historia de Israel, denunci贸 “la opresi贸n, el maltrato y la degradaci贸n” y pidi贸 que “la desvalorizaci贸n sea superada por la fraternidad, la injusticia sea vencida por la solidaridad y la violencia sea callada por la paz”.

Y algo muy concreto: la defensa de la hermana y madre tierra: “La creaci贸n tambi茅n sabe levantar su voz; esta hermana clama por el da帽o que le provocamos a causa del uso irresponsable y del abuso de los bienes que Dios ha puesto en ella. Hemos crecido pensando que 茅ramos sus propietarios y dominadores, autorizados a expoliarla. La violencia que hay en el coraz贸n humano, herido por el pecado, tambi茅n se manifiesta en los s铆ntomas de enfermedad que advertimos en el suelo, en el agua, en el aire y en los seres vivientes. Por eso, entre los pobres m谩s abandonados y maltratados, est谩 nuestra oprimida y devastada tierra, que gime y sufre dolores de parto. El desaf铆o ambiental que vivimos, y sus ra铆ces humanas, nos impactan a todos y nos interpelan. Ya no podemos hacernos los sordos frente a una de las mayores crisis ambientales de la historia. En esto ustedes tienen mucho que ense帽arnos, que ense帽ar a la humanidad”.

 

ACTUAR

Meditemos estos profundos mensajes, para que no queden en el pasado y en el vac铆o, sino que nos iluminen en la conversi贸n del coraz贸n que necesitamos, para vivir como hermanos y lograr que los pueblos originarios sean parte viva de la Iglesia y de la sociedad.

Última modificación:
2017-Febrero-15 13:20
Diseño web y programación:

Berry Interactive
Prol. Misterios 26 Col. Tepeyac-Insurgentes
C.P. 07020 - M茅xico D.F.
Tels. 5577-5401. 5577-8024. 5577-8039. 5781-8069.