La Iglesia Cat贸lica en M茅xico y su organizaci贸n

La Iglesia, una, santa, cat贸lica y apost贸lica

Dios, creador de todas las cosas, ha querido salvarnos por medio de Jesucristo y convocarnos, mediante su Esp铆ritu Santo, en su Iglesia, una, santa, cat贸lica y apost贸lica, sacramento de salvaci贸n, e instrumento de la comuni贸n con Dios y entre toda la humanidad[1]. La 煤nica Iglesia de Cristo se hace presente en las iglesias particulares, confiadas a la gu铆a de un Obispo, quien es principio y fundamento visible de la unidad en esa Iglesia particular, en comuni贸n con el Papa, quien, como sucesor de Pedro, es principio y fundamento perpetuo y visible de la unidad de la Iglesia universal[2]. El Nuncio Apost贸lico representa al Papa ante las Iglesias particulares de una naci贸n y ante las Autoridades del Estado[3].

Las iglesias de una naci贸n, unidas en la Conferencia Episcopal

Para promover una acci贸n pastoral com煤n entre las di贸cesis que forman parte de una naci贸n, los Obispos se re煤nen colegialmente en una instituci贸n de car谩cter permanente, llamada Conferencia Episcopal, cuyo principal 贸rgano  ejecutivo es el Consejo de Presidencia, compuesto por el Presidente, el Vice Presidente, el Secretario General, el Tesorero General y dos Obispos Vocales elegidos por la Asamblea Plenaria de entre los miembros del Consejo Permanente.

Las Iglesias de un territorio, unidas en la Provincia Eclesi谩stica

Las di贸cesis vecinas se agrupan en provincias eclesi谩sticas, para fomentar la comuni贸n con la Iglesia universal, es decir, con el Papa, y la unidad en la fe y en la acci贸n pastoral en esa regi贸n. Preside la provincia eclesi谩stica el Metropolitano, que es a su vez Arzobispo de la di贸cesis que le fue encomendada[4].

La 煤nica Iglesia de Cristo, presente en las iglesias particulares

Las iglesias particulares, llamadas di贸cesis o prelatura, son una porci贸n del pueblo de Dios que vive en un territorio determinado, cuyo cuidado pastoral encomienda el Papa a un Obispo, quien cuenta con la cooperaci贸n del presbiterio y de los di谩conos, para promover la vocaci贸n y misi贸n de las personas consagradas y de los fieles laicos. El Obispo, sucesor de los Ap贸stoles, y miembro del Colegio Episcopal, es, en comuni贸n con el Papa, maestro de la doctrina, sacerdote del culto sagrado, principio de unidad y gu铆a de la comunidad a 茅l encomendada (cfr. 1 P 5,2)[5].

Las parroquias

Las di贸cesis se dividen en territorios llamados parroquias. La Parroquia es una comunidad de fieles, cuya atenci贸n pastoral, bajo la autoridad del Obispo diocesano, se encomienda a un P谩rroco[6]. Para una mejor atenci贸n pastoral y la colaboraci贸n, las parroquias se re煤nen en decanatos, los cuales integran zonas pastorales.

 


[1] Cfr. Catecismo de la Iglesia Cat贸lica, nn. 777-804.

[2] Cfr. CONGREGACION PARA LA DOCTRINA DE LA FE, “Carta a los obispos de la Iglesia Cat贸lica sobre algunos aspectos de la Iglesia considerada como comuni贸n”, nn. 7, 8, 13.

[3] Cfr. C贸digo de Derecho Can贸nico, c. 363.

[4] C贸digo de Derecho Can贸nico,  cc. 431, § 1 y 435.

[5] Ib铆d., c. 375, § 1; cfr. SYNODUS EPISCOPORUM X COETUS GENERALIS ORDINARIUS, “El Obispo servidor del Evangelio de Jesucristo para la esperanza del mundo”, Instrumentum laboris, Vaticano, 2001, n. 36.

[6] Ib铆d., c. 515, §1.

Última modificación:
2013-Abril-30 09:16
Diseño web y programación:

Berry Interactive
Prol. Misterios 26 Col. Tepeyac-Insurgentes
C.P. 07020 - M茅xico D.F.
Tels. 5577-5401. 5577-8024. 5577-8039. 5781-8069.