Conferencia Del Episcopado Mexicano

La Conferencia Episcopal

Jesús fundó su Iglesia dotándola de una estructura, eligiendo a los Doce Apóstoles con Pedro como su Cabeza (cfr. Mc 3,14-16). Los Obispos, sucesores de los Apóstoles, constituyen un Colegio, cuya cabeza es el Papa, sucesor de san Pedro[1]. Este Colegio ejerce sus funciones de muchas maneras, una de ellas es a través de las Conferencias Episcopales que existen en las distintas naciones[2].

La Conferencia Episcopal, institución de carácter permanente, es la asamblea de los Obispos de una nación o territorio determinado, que ejercen unidos algunas funciones pastorales respecto de los fieles de su territorio, para promover el mayor bien que la Iglesia proporciona a toda la gente[3]. Su principal órgano ejecutivo es el Consejo de Presidencia.

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) es el organismo colegial de los Obispos mexicanos que, sin disminuir la responsabilidad de cada obispo en el ámbito de su propia diócesis, favorece la promoción y la tutela de la fe y las costumbres, la traducción de los libros litúrgicos, la promoción y la formación de las vocaciones sacerdotales, la elaboración de materiales para la catequesis, la promoción y la tutela de las universidades católicas y de otras instituciones educativas, el compromiso ecuménico, las relaciones con las autoridades civiles, la defensa de la vida humana, de la paz, de los derechos humanos, la promoción de la justicia social y el uso de los medios de comunicación social para la evangelización[4].

 


[1] Cfr. Código de Derecho Canónico, c. 330.

[2] Ibíd., c. 336.

[3] Ibíd., c. 447.

[4] Estatutos, arts. 1 y 2.





Prol. Misterios No. 26, Col. Tepeyac Insurgentes
C.P. 07020 - Ciudad de México
Tels. (55) 55775401, 50296800
comunicacion@cem.org.mx
2017, Todos los derechos reservados